Museo del Chocolate y otras delicias que hacer en Barcelona

Comparte ahora!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0

Barcelona es conocida por ser una ciudad cosmopolita, cultural y litoral a un tiempo, llena de actividades para hacer en todos los ámbitos. Si quieres espectáculo, el Paral·lel y sus teatros son para tí, pero también tienes espectáculos deportivos en uno de los grandes estadios de Europa y las propuestas para recorrer la ciudad de punta a punta no paran nunca.

Barcelona también es conocida por su gastronomía especialmente en lo dulce. ¿Has visitado la Pastisseria Escribà? Es un templo a las delicatessen que se funden en la boca para enseñarte que Barcelona es una ciudad de gusto dulce, como dulce también es el Museo del Chocolate de Barcelona. Es una visita obligada.

museo-del-chocolate

No es que no vayas a encontrar ningún otro museo del chocolate más en el mundo (tienes el de Colonia, por ejemplo) pero si eres un amante del cacao no puedes dejar pasar la oportunidad de degustar el lado más azucarado de la Ciudad Condal. ¿Vienes?

Museo del Chocolate: lo que tiene que ofrecerte

En Guía del Ocio se habla de este museo como un lugar muy completo. ¿Qué tiene? Chocolate, sin duda. Lo puedes degustar en talleres (hasta cuatro deliciosas variedades pasarán por tus manos), lo puedes moldear en talleres de fin de semana, para que los niños sepan qué es trabajar un material tan delicado como el chocolate, o puedes por ejemplo entregarte a la parte más cultural del Museo y descubrir cuál ha sido la trayectoria del chocolate desde que llegara en los barcos de los colonos hasta que se convirtiera en un elemento irrenunciable de la dieta para muchos de nosotros.

carrer escribà

En el Museo del Chocolate encontrarás una tienda y una cafetería donde por supuesto te puedes entregar al noble oficio de paladear una buena onza de chocolate, con el valor añadido de que si has pasado por el taller de degustación sabrás identificar muchos más matices que antes de visitar el museo. Y los niños pueden entregarse a una merienda de pasteles (de chocolate, claro) cuando acaban sus talleres. ¿Merece la pena la visita, no? Lo tienes todo en Barcelona, en el pintoresco Carrer Comerç del no menos pintoresco barrio del Born.

Y para que realmente aproveches la visita y descubras la esencia de la cultura mediterránea, no puedes irte sin meterte entre fogones. A continuación te traemos una receta muy apropiada para la ocasión, una receta no demasiado complicada y que como no podía ser de otra forma tiene como elemento protagonista el chocolate. ¿Te animas?

Tarta de chocolate con cerveza belga negra

Se trata de una receta que se puede hacer con varios tipos de cerveza pero quedan especialmente bien (genial) las cervezas belgas. En cuanto al chocolate, se trata de que elijas un cacao en polvo que, aunque de entrada puede parecer no muy dulce, va a darle el toque y el contrapeso al resto de ingredientes de la tarta. Ya verás cómo el contraste es exquisito. Pues vamos a ello. Esto es lo que necesitas para hacer tu tarta de chocolate con cerveza belga negra.

Ingredientes para la tarta:

  • Cerveza belga mejor de tipo stout, 250 ml
  • Mantequilla, 250 g
  • Cacao en polvo, 75g
  • Azúcar, 400g
  • Nata líquida para montar, 140g
  • Huevos, 2
  • Vainilla líquida, 1 cucharadita
  • Harina para repostería, 250g
  • Bicarbonato, 2 cucharaditas y media

Ingredientes para el frosting:

  • Queso tipo Philadelphia, 300g
  • Azúcar glass, 150g
  • Nata líquida para montar, 360ml

Elaboración:

  1. Pon a calentar a fuego medio la cerveza belga sin que llegue a ebullición. Cuando esté caliente añade la mantequilla cortada en trozos, muévela hasta que se derrita y retira del fuego.
  2. Mientras tanto coge un bol y pon el cacao en polvo, el azúcar, la harina, el bicarbonato y mézclalos bien. Cuando acabes tienes que conseguir que la mezcla sea uniforme.
  3. En un bol aparte pon la nata líquida, los huevos, la vainilla líquida y mézclalos bien. Añádelos a la olla con la cerveza y mantequilla y remueve bien.
  4. Cuando esté todo bien uniforme añade los ingredientes secos y remueve enérgicamente con unas varillas hasta conseguir una masa sin grumos. Ten en cuenta que la masa va a tener un aspecto bastante líquido pero luego va a espesar ella sola y tendrás una masa jugosa y húmeda.
  5. Engrasa un molde para el horno y pon la masa. Cuece a 180º durante unos 50 minutos, con el horno precalentado. Para saber si está hecho pincha con un cuchillo en el centro y tiene que salirte limpio. Si no es así, la tarta necesita unos minutos más. Cuando esté, sácalo y déjalo enfriar. Luego ponlo en un plato.
  6. Y es hora de hacer el frosting. Mezcla queso y azúcar hasta que consigas una crema suave. Añade la nata montada (que ya habrás montado aparte) y mézclalo con movimientos envolventes. Con esta crema espesa corona la tarta y ¡ya lo tienes! Una deliciosa tarta de chocolate con cerveza belga negra. ¿La pruebas?
Comparte ahora!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.